HIIT y obesidad

Según la OMS, las enfermedades crónicas causan cada año más de 14 millones de muertes. La obesidad es una de ellas y es un factor de riesgo para otras muchas enfermedades como: enfermedades cardiovasculares, cáncer, diabetes tipo 2, alzhéimer…

En personas obesas, la actividad física como única estrategia es relativamente poco efectiva a la hora de perder peso si no se tienen en cuenta otros factores y especialmente, la alimentación.

Esto es por varias razones. Las personas obesas tienen poca capacidad para generar suficiente gasto energético a través del ejercicio, existen también mecanismos de compensación que activa el cuerpo para defenderse, e incluso existen deficiencias metabólicas que impiden la utilización de la grasa como sustrato energético.

Pero incluso sin pérdida de peso, la actividad física mejora la salud de las personas obesas, reduciendo las complicaciones asociadas de otras patologías.

Como complemento a una buena alimentación, la actividad física juega un papel clave para crear la adherencia al tratamiento y está relacionado con mejoras psicológicas; de compromiso, autoeficacia, autoimagen y autoestima, que son claves para trabajar con personas obesas.

Las últimas revisiones acuerdan que las recomendaciones de ejercicio para este grupo de población deberían ser en torno a una intensidad del 40-85% con un ejercicio semanal de 150-300 minutos para la prevención del aumento de peso y más de 300 minutos a la semana para la prevención de la recuperación del peso perdido.

En cuanto al HIIT, se presenta como una propuesta segura y efectiva para ser realizada por personas con obesidad, sin embargo, también habría que tener en cuenta factores como:

  1. Acondicionamiento muscular y articular. Para evitar lesiones y focalizarse en los puntos débiles.
  2. Las sesiones de HIIT en este grupo de personas no deberían ser superiores a 2 veces a la semana, ya que los efectos principales que buscamos con este trabajo son posteriores a la sesión (hasta 48-72h)

No cabe duda que realizar ejercicio físico es primordial ante cualquier patología y más en la obesidad, pero también es importante que la persona cree adherencia por un tipo de ejercicio (o varios) que le motiven a realizarlo toda su vida.

Andrea Sanjuán
Diestista-Nutricionista
Col nº EUS 00303
ardnutricion@gmail.com

Deja un comentario